¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando vemos una película de terror? Entra aquí y entérate…

El pasado lunes 31 de Octubre se celebró Halloween en casi todas partes del mundo, y la mejor formar de celebrarlo fue ver una película de terror como Ouija: El origen del mal. Si eres de aquellos a los que les encanta el género, quizá te interese saber cómo funciona tu cerebro cuando ves uno de estos títulos. Cuando estas en una butaca y ves Ouija, La bruja o The Ring, sabes con certeza que lo que estás viendo, obviamente, no es real. Pero eso no quiere decir que no te asustes…

“Normalmente, cuando estamos viendo algo, las regiones motoras de nuestro cerebro -responsables de los procesos de planificación, control y ejecución de las funciones motoras- se apagan”

Explica en Business Insider Michael Grabowski, profesor de Comunicación en el Manhattan College y autor del libro Neurociencia y Medios de Comunicación: Nuevos conocimientos y representaciones.

“Y aun así, estos estímulos [causados por una película impactante] son tan fuertes que superan la inhibición del sistema motor”.

Gritamos y nos asustamos porque lo que vemos altera nuestro estado de tranquilidad y despierta nuestro instinto más primario que nos obliga a protegernos antes incluso de saber qué nos asusta.

“El grito es una forma de alertar a otros dentro de nuestro grupo social o de asustar a aquellos que nos atacan”, continúa Grabowski.

Una escena en cuestión nos causa miedo y ese miedo vence nuestro proceso racional que, supuestamente, debería decirnos que lo que vemos no es real. Grabowski estudia lo que se conoce como “neurocinematics” y qué clase de conexión existe entre la mente y la experiencia cinematográfica. Hace décadas que los directores nos llevan asustando, pero sólo es ahora cuando la neurociencia es capaz de mostrarnos lo que pasa dentro de nuestro cerebro. En el futuro, según indica el profesor del Manhattan College, el cine podrá hasta estimular determinadas emociones en los espectadores y controlar lo que sienten o, por ejemplo, cuando han de saltar en sus butacas. ¿Te imaginas lo que puede suponer con la llegada de la realidad virtual?

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *