Mira aqui el recuento sobre el odio masivo hacia Donald Trump que se vivio en la ceremonia de los Oscar 2017

La 89ª ceremonia de los Oscar acabó convirtiéndose en lo que podría ser un número sin precedentes de bromas, alusiones y críticas en una gala inspiradas por una sola persona: Donald Trump. Desde el monólogo inaugural de Jimmy Kimmel hasta los discursos de aceptación de muchos premios, hubo referencias directas e indirectas al 45º presidente de los EE.UU.
Tras el divertido número musical de apertura realizado por Justin Timberlake, Kimmel subió al escenario y comenzó lanzando su primera serie de bromas sobre Trump:

Esto está siendo visto en vivo por millones de personas en 225 países que ahora mismo nos odian […] Quiero dar las gracias al presidente Trump. ¿Recuerdas el año pasado cuando parecía que los Oscar eran racistas? Todo se ha olvidado gracias a él […] En Hollywood no discriminamos a las personas basándonos en los países de donde provienen, nosotros les discriminamos basándonos en su edad y en su peso

Además, el presentador también hizo alusión a las palabras con las que el presidente definió a Meryl Streep recientemente: “mediocre” y “sobrevalorada”. Pero Kimmel también sorprendió a todos lanzando un discurso serio en pos de la igualdad en su país.

Si cada persona que está viendo este espectáculo… si cada uno de ustedes empleara un minuto para entender a alguien con quien no está de acuerdo -no como liberales y conservadores, sino como americanos- podríamos hacer a América grande de nuevo

Por otro lado, cuando el director iraní Asghar Farhadi -quien se negó a acudir a la gala en protesta por el veto migratorio de Trump- ganó el premio a Mejor Película de Habla no Inglesa por El viajante, fue Anousheh Ansari la encargada de pronunciar el discurso de aceptación. Ansari, famosa por ser la primera turista espacial femenina, leyó una carta escrita por Farhadi en la que explicaba los motivos por los que no acudió a la ceremonia.

Lo siento, no estoy con vosotros esta noche. Mi ausencia es por respeto a la gente de mi país y de las otras seis naciones que han sido señaladas por la inhumana ley que prohíbe la entrada de los inmigrantes a los Estados Unidos […] Dividir el mundo en las categorías “nosotros y nuestros enemigos” crea miedo y es una justificación engañosa para la violencia y la guerra. Los cineastas pueden usar sus cámaras para captar cualidades humanas compartidas y romper estereotipos de diversas nacionalidades y regiones. Crean empatía entre nosotros y los demás, una empatía que necesitamos hoy más que nunca

La política migratoria de Trump también estuvo en el centro de atención cuando The White Helmets, que narra los acontecimientos de la guerra de Siria, ganó el premio en la categoría de Mejor Corto Documental. Las autoridades impidieron al encargado de fotografía Khaled Khateeb, de 21 años, entrar en Los Ángeles. El director del filme, Orlando von Einsiedel, afirmó:

Es muy fácil sentir que estos chicos han sido olvidados. La guerra ha estado sucediendo durante seis años. Si todos pudieran levantarse y recordarles que todos nos preocupamos de que esta guerra termine lo más rápido posible…

Del mismo modo, cuando Barry Jenkins ganó el premio a Mejor Guion Adaptado por Moonlight junto a Tarell Alvin McCraney, se dirigió a todos los espectadores:

A todos los que están ahí fuera y sienten que sus vidas no se reflejan, la ACLU -Unión Estadounidense por las Libertades Civiles- está con ustedes y por los próximos cuatro años no los dejaremos solos, no los olvidaremos

Por su lado, el actor mexicano Gael García Bernal también quiso aprovechar su momento mientras presentaba el premio a la Mejor Película de Animación para criticar el muro en la frontera que quiere construir Trump:

Viajamos por todo el mundo, construimos familias, construimos vida, pero no podemos ser divididos. Como mexicano, como latinoamericano, como trabajador migrante, como ser humano, estoy en contra de cualquier tipo de muro que pretenda separarnos

Tras todas estas referencias a Trump, Kimmel llegó incluso a tuitear al Presidente mientras estaba en el escenario:

Después de que el director de fotografía sueco Linus Sandgren ganara el premio por La La Land, Kimmel lanzó un chiste en referencia al polémico comentario de Trump de la semana pasada en el que sugería que se produjo un ataque terrrorista en Suecia que nunca existió.

“Lamentamos lo que pasó en Suecia la semana pasada. Esperamos que tus amigos estén bien”.

Incluso el protagonista del momento más surrealista de la noche, Warren Beatty, afirmó que

“nuestra meta en política es la misma que nuestra meta en el arte, y esa es llegar a la verdad […] Las películas nos muestran la creciente diversidad en nuestra comunidad y un respeto por la diversidad y la libertad en todo el mundo”.

Antes del inicio de la gala, varias estrellas en la alfombra roja ya iban con un lazo azul en sus ropas en apoyo a la ACLU. De esta manera, la ceremonia del domingo pasará a la historia como una de las galas más politizadas en la historia de Hollywood debido a las políticas de Donald Trump.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *